“de hablar de el texto, salГ­amos de la transcripciГіn y le quitГЎbamos la baterГ­a a los telГ©fonos mГіviles”

videoinMay 3, 2022

“de hablar de el texto, salГ­amos de la transcripciГіn y le quitГЎbamos la baterГ­a a los telГ©fonos mГіviles”

En el aГ±o 2000 la editorial vasca Ardi Beltza (cerrada un anualidad mГЎs tarde por equilibrio de el enjuiciador Baltasar GarzГіn) publicГі Un rey ataque an asalto, una historia nunca autorizada acerca de Juan Carlos I. El texto, a pesar del marcaje policial que sufrГ­a la editorial y no ha transpirado su director, Pepe Rei, pudo partir a la luz y ser exitosamente distribuido, aunque por motivos sobre resguardo hubo sobre ser firmado con un seudГіnimo, el de “Patricia Sverlo”. En la actualidad, catorce aГ±os de vida despuГ©s, su verdadera autora, Rebeca Quintans, ha tomado la decisiГіn de romper su mutismo y no ha transpirado admitir su autorГ­a en PГєblico.es.

En el texto se dice que el seudГіnimo de Patricia Sverlo, mГЎs que an una ser, representa un “estado de posiciГіn” el que “se espera que cambie en el futuro”. ВїHa cambiado la situaciГіn o aГєn serГ­В­a demasiado pronto para hablar de que se puede enjuiciar con plena libertad a la monarquГ­a espaГ±ola?

En contraposiciГіn con el aГ±o 2000, ha cambiado un escaso, aunque excesivamente escaso. DesplazГЎndolo hacia el pelo desde despuГ©s no tanto como algunos dicen. Se han publicado algunos libros crГ­ticos acerca de el rey y nunca ha ayer nada. SerГ­В­a evidente. Y las autores (IГ±aki Anasagasti, IГ±aki Errazkin. ) han hablado sobre que debido a nunca Tenemos censura. Pero que varios libros nunca hayan tenido dificultades nunca quiere hablar de abundante. El tema es generoso. Sigue habiendo muchos casos, demasiados, que llegan directamente a la Audiencia Nacional por injurias al rey. Varios, notorios, igual que el caso Otegi. Precisamente voy a ir Hoy en julio a participar en Yokohama en un congreso, con la comunicaciГіn sobre ese asunto “MonarquГ­a y liberaciГ­Віn de expresiГіn pragmГЎtica de la injuria”; y nunca me remonto a casos lejanos. No obstante estoy en sintonГ­a con que la liberaciГ­Віn hay que ganarla, dando consejos adelante, y no ha transpirado en eso sГ­ estГЎ cambiando la posiciГіn cada oportunidad son mГЎs https://hookupwebsites.org/es/dating4disabled-review/ las que se atreven.

Este texto rupturista, nacido sobre una editorial censurada, con un director regularmente encarcelado y no ha transpirado jГіvenes periodistas sobre investigaciГіn asumiendo riesgos, recoge otro enigma, el de su seГ±al. ВїSe puede afirmar debido a dГіnde o cГіmo fue estampado? En el ejemplar se dice que Ardi Beltza fue la editorial desplazГЎndolo hacia el pelo tГє, con su seudГіnimo, la autora, aunque el espacio en que dice “ImpresiГіn” permanece vacГ­o en un inquietante blanco.

“Todo era bastante clandestino. TomГЎbamos muchГ­simas medidas de seguridad. Yo sГіlo hablaba con Pepe Rei”La certeza es que de ese aspecto en particular puedo hablar de extremadamente escaso. Todo era excesivamente clandestino. TomГЎbamos muchГ­simas las medidas oportunas de seguridad. Yo sГіlo hablaba con Pepe Rei. Cuando iba a la escrito sobre Orereta, nadie sabГ­a quiГ©n era asГ­В­ como quГ© estaba haciendo allГЎ exactamente. Era Rebeca, colaboradora de Madrid. De hablar del texto, salГ­amos de la escrito Pepe desplazГЎndolo hacia el pelo yo, le quitГЎbamos la baterГ­a a los telГ©fonos mГіviles, desplazГЎndolo hacia el pelo charlГЎbamos paseando por la Concha, Hondarribia, o nos Г­bamos al Jaizkibel, que era un sitio preferido de Pepe. Nunca conozco quiГ©n estaba al habitual en la escrito de que era yo la que estaba funcionando en el texto de el rey. Yo tampoco sabГ­a quiГ©n estaba en el ajo y quiГ©n nunca. Todo estaba compartimentado. Un esquema, ya digo, excesivamente clandestino, en el que no habГ­a que preguntar demasiado. Yo no preguntaba nada que no creyera que tenГ­a que saber. Pero En Caso De Que hago memoria, de estas cosas que oyes sin querer, si bien hace bastante tiempo asГ­В­ como no puedo estar segura del todo, creo que se imprimГ­an en Portugal, an extremadamente buen precio, por exacto.

Veteranos periodistas sobre investigaciГіn igual que Rafael GГіmez Parra, aseguran que personajes como Mario Conde, Pedro Jota RamГ­rez, Juan LuГ­s CebriГЎn o JosГ© Bono compraron el ejemplar por mediaciГ­Віn de colegas. ВїCГіmo fue la venta de este?

Ciertos sobre los que nombras recibieron el ejemplar por e-mail, por cortesГ­a de la editorial, directamente. Mismamente que te podrГ­a garantizar que esos sГ­ lo tenГ­an. Hicimos la lista bastante gran que incluГ­a un montГіn sobre personajes “relevantes” en aquel instante. Nos llegaron muchos comentarios off the record. En las mentideros de la perfil se hablaba sobre el novio. Alguno que otro inclusive habГ­a presumido en diminutos cГ­rculos de existir colaborado asГ­В­ como de conocer a su autora. Y no ha transpirado era realidad. Me entrevistГ© tambien con uno de los que nombras. Sin embargo JamГ­ВЎs revelaron nada que no se pudiera saber.

Leave a comment

Name *
Add a display name
Email *
Your email address will not be published